Rienda suelta al amor

Llegó el Gurú con los astros bajo el brazo, y esto nos dijo: