Directo al corazón

Un morcilento tras otro. Es imposible resistir semejante ataque al corazón.